Cargando...
Inicio/Consejos y trucos
Consejos y trucos2019-11-12T10:23:34+01:00

PREGUNTAS FRECUENTES

¿CUÁL ES LA CAPACIDAD DE LOS ASADORES?2019-11-11T11:35:13+01:00

Una de las dudas más frecuentes surge a la hora de elegir el asador que nos sirva para poder asar la cantidad adecuada de alimentos atendiendo al número de comensales que participarán en el banquete.

Primero tendremos en cuenta, evidentemente, las medidas y capacidades del interior de nuestro horno que puedes ver AQUÍ (CLICK) En base a las medidas y número de asadores que podemos introducir en el horno observaremos las siguientes tablas que presentan la medida y capacidad de los asadores (primero los de forma ovalada y después los de forma cuadrada) tomando como referencia el lechazo y el tostón.

Fabricamos un modelo que dispone de unas estrías para prevenir el contacto de las carnes con el fondo donde podemos depositar un hidratador al gusto (agua, cerveza, cava, etc), evitando que la pieza de carne pierda sus jugos y no se cueza por contacto con el líquido.

Medidas de los asadores de forma ovalada en cm largo x ancho x alto

30 x 24 x 7,5 cm. Capacidad 1/4 de lechazo o dos paletillas

35 x 26 x 7,5 cm. Capacidad 1/4 de lechazo o dos paletillas

40 x 30 x 7,5 cm. Capacidad 3 paletillas de lechazo

45 x 31 x 7,5 cm. Capacidad 3 paletillas de lechazo o 1/2 lechazo

50 x 35 x 7,5 cm. Capacidad 1/2 lechazo o dos cuartos, 4 paletillas

55 x 36 7,5 cm. Capacidad 1/2 lechazo o dos cuartos o 1 cochinillo de 5 kg.

60 x 38 x 7,5 cm. Capacidad 3 cuartos de lechazo, 6 paletillas o 1 cochinillo de 6kg

65 x 38 x 7,5 cm. Capacidad 1 Lechazo en 4 cuartos, 8 paletillas o 1 cochinillo de 7 kg

Medidas exteriores en cm (largo x ancho x alto)

30 x 24 x 7,5 cm. Capacidad 1/4 de lechazo o dos paletillas

35 x 26 x 7,5 cm. Capacidad 1/4 de lechazo o dos paletillas

40 x 30 x 7,5 cm. Capacidad 3 paletillas de lechazo

45 x 31 x 7,5 cm. Capacidad 2 paletillas de lechazo o 1/2 lechazo

50 x 35 x 7,5 cm. Capacidad 1/2 lechazo o dos cuartos, 4 paletillas

55 x 36 x 7,5 cm. Capacidad 1/2 lechazo o dos cuartos o 1 cochinillo de 5 kg.

60 x 38 x 7,5 cm. Capacidad. 3 cuartos de lechazo, 6 paletillas o 1 cochinillo de 6 kg

Los dos asideros laterales aumentan en 2 cm las medidas arriba indicadas. Al tratarse de productos de fabricación artesanal, las medidas pueden variar ligeramente

¿CUÁL ES LA CAPACIDAD DE LOS HORNOS?2019-11-11T10:13:34+01:00

¿Quieres adquirir un horno y no sabes qué medida escoger? A continuación podrás consultar un esquema en el que se puede visualizar la capacidad de asadores platos y cazuelas que pueden alojarse simultáneamente dentro de las diferentes medidas standard que fabricamos. La elección depende del número de comensales que de forma habitual van a disfrutar de recetas y platos cocinados en tu horno de leña. Para completar la información se puede consultar también en esta sección de preguntas frecuentes la cantidad de lechazo o tostón que admite un asador.

logo de alecook
Esquema capacidad horno de 65 cm
Esquema capacidad horno de 65 cm
Esquema capacidad horno de 70 cm
Esquema capacidad horno de 75 cm
Esquema capacidad horno de 80 cm
Esquema capacidad horno de 90 cm
Esquema capacidad horno de 110 cm
Esquema capacidad horno de 120 cm
PUESTA EN MARCHA Y RODAJE2019-11-08T12:36:20+01:00

PUESTA EN MARCHA

  • Primer encendido

Se debe formar un montón en el interior del horno con las hojas arrugadas de dos periódicos, no se debe utilizar pastillas de encendido ni siquiera las ecológicas. Encender y dejar abierto el tiro superior y la tranquilla inferior de la puerta, cuando el fuego sea muy intenso se irá cerrando progresivamente la tranquilla inferior de la puerta, sin llegar que se apague el fuego. Una vez que se ha consumido el papel y no vemos llama, se cierran por completo la tranquilla de la puerta y el tiro superior de la salida de humos, observaremos en ese momento que el pirómetro marca entre 80 – 100º C. Dejamos que se enfríe sin abrir ninguno de los dos tiros.

  • Segundo encendido que podrá realizarse a continuación del anterior o con posterioridad en días u horas

Introducimos un puñado de leña (lo que podamos abarcar con las dos manos) lo depositaremos siempre en el centro ligeramente hacia atrás y con dos o tres hojas de periódico procederemos a encender.
Seguir el mismo proceso del primer encendido, dejar abierto el tiro superior y la tranquilla inferior de la puerta, cuando el fuego sea muy intenso se irá cerrando progresivamente la tranquilla inferior de la puerta, sin llegar que se apague el fuego. Una vez que se ha consumido el papel y no vemos llama, se cierran por completo la tranquilla de la puerta y el tiro superior de la salida de humos, observaremos en ese momento que el pirómetro marca entre 100 – 150º C. Dejamos que se enfríe sin abrir ninguno de los dos tiros.

Los posteriores tercer, cuarto y quinto o más encendidos serán siempre con el doble de leña que el anterior para que el horno cada vez alcance más temperatura y la mantenga durante más horas. De esta forma Ud. observará la leña necesaria para alcanzar las distintas temperaturas que necesitará en su uso posterior dependiendo de lo que se va a cocinar. Lo importante es calentar en la justa medida.

Los encendidos de PUESTA EN MARCHA se recomiendan sean seguidos para poder familiarizarse con el funcionamiento, calentamiento, rendimiento y leña necesaria para ello.

El último encendido será “LLENO” de leña y el procedimiento será el mismo.

Con el horno encendido y si durante la combustión de la leña se observa que la temperatura se aproxima a 500º C , retirar el pirómetro hasta la finalización de la combustión ya que durante la misma el dato de temperatura no nos interesa y el pirómetro podría dañarse. Una vez finalizada es el momento de volver a introducir para que nos indique la temperatura real interior.

Normalmente alcanzará una temperatura de 350 – 380º C y aguantará más de 12 horas con una curva de pérdida de calor de aproximadamente 10 – 20º C a la hora.

CONSEJOS DE MANTENIMIENTO2019-11-08T12:38:18+01:00
  • Si el horno está a la intemperie, se debería cubrir sobre todo en época invernal, porqué aunque están preparados para soportar cualquier condición meteorológica, los revestimientos se pueden ir deteriorando con el paso del tiempo (sobre todo en climas muy húmedos), de esa forma lo protegemos de las heladas que pueden ocasionar algún desperfecto estético aunque en ningún momento afectarán al buen uso y rendimiento de su horno de leña.
  • En los hornos acabado Ladrillo curvo y Piedra natural, la capa final del horno consiste en la aplicación de un hidrofugante incoloro mate que repele la humedad, está capa deberá de ser renovada como mínimo durante el primer año una o dos veces para darle mayor durabilidad.
  • Cuando el horno está situado en el exterior, el Pirómetro de temperatura, debe ser retirado durante la no utilización del horno para alargar la vida del mismo sobre todo en climas húmedos donde habitualmente llueve, nieva, hiela, etc. En cambio si el horno está en interior o a cubierto no es necesario su retirada.
  • Únicamente durante el encendido se observa que la temperatura se aproxima a 500º C retírelo hasta la finalización de la combustión ya que durante la misma el dato de temperatura no nos interesa, una vez finalizada es el momento de volver a introducir nos indique la temperatura real interior.
  • Por ello debemos tener en cuenta que el horno tanto en su interior como en su exterior deberá de estar totalmente seco antes de comenzar con el RODAJE o PUESTA EN MARCHA. Para ello desde su instalación deberemos mantener la puerta y el tiro superior totalmente abiertos para facilitar la evaporación de la humedad y secado total.
  • Durante toda la vida del horno de leña se recomienda mantener limpio de ceniza para evitar que olores afecten a los nuevos usos, si se producen derrames accidentales de líquidos no debe limpiar con ningún tipo de producto. La propia ceniza esparcida sobre la zona afectada servirá como absorbente y los posteriores encendidos con su efecto pirolítico harán desaparecer toda traza orgánica y tendrán un efecto de desinfección total .
  • Por último indicar que los hornos se calientan con leña muy menuda, para facilitar la absorción de calor, además la combustión deberá de ser lenta para que el horno absorba dicha temperatura poco a poco. La utilización de leñas de mayor calibre de lo recomendado da como resultado un fuego bajo con poco poder calorífico que solo carga parcialmente el horno y además ennegrece la bóveda. No ha de preocuparse el próximo encendido con la leña apropiada hará desaparecer ese ennegrecimiento.